Qué bonito cuando sobran las palabras en una pareja...


y sólo con una mirada ya sabes que cuando os quedéis a solas te va a caer la del pulpo.