La nueva tendencia: me haces el diseño y si me gusta me presentas un presupuesto

Creo que el título lo deja claro... pero por si acaso cuento un par de historias:

Historia 1: Esto pasó hace unos meses atrás. Me llaman de una empresa que se dedica a temas de reformas y decoración de interiores. Necesitan una página web.

Cliente: "... y que se puedan mostrar los trabajos que hicimos, con fotos y una descripción"
Yo: "Perfecto, la semana que viene te enviaré el presupuesto"
Cliente: "Y también me gustaría ver un adelanto visual de cómo quedaría la página web"
Yo: "¿? ¿Cómo??"
Cliente: "Claro, porque ¿cómo se yo si me va a gustar el diseño de la página web?"
Yo: "Para que veas la calidad de mis trabajos está mi portafolio de trabajos anteriores, que te he mostrado recién"
Cliente: "Ya, pero son otro tipo de empresas, mi empresa es de interiorismo y quiero que tenga un diseño que me guste, y no puedo aceptar un presupuesto sin saber si me gustará la página web"

En el momento quedé tan sorprendido y flipado que acepté entregar un boceto adelantado de la web.

Así que además del tiempo de la reunión, preparar el presupuesto, hay que sumar la preparación de un diseño que acompañe la propuesta... :O

Vamos a ver la situación inversa: "Hola, quiero hacer unas reformas en mi casa, te vienes con tu equipo de gente, y me muestras mas o menos cómo quedaría, te llevas unas cortinas, algún mueble de diseño y lo vemos ni-situ. Si me gusta lo que haces, me pasas el presupuesto y si me parece bien el precio, entonces te contrato".

Finalmente hice el boceto, le gustó, preparé el presupuesto y lo envié. Lo que se dice empezar la casa por el techo.


Historia 2: Otra página web, esta vez a través de una agencia. Lo mismo que antes... esta vez protesté ante la idea de hacer nuevamente un boceto, meter un montón de horas en preparar algo que luego si se queda en la nada es tiempo tirado a la basura.

"Si total es una pantalla como para ver el aspecto general" decían...

Así que otra vez trabajando casi sabiendo que no servirá para nada, porque a la hora de presentar un presupuesto uno nunca tiene ninguna certeza. Después de varias correcciones y arreglos de parte de la agencia al "simple" boceto inicial, convertido ya en varias pantallas de la web, preparación del presupuesto, envío y a esperar.


Epílogo: La historia 1 todavía no terminó, desde que envié el presupuesto siempre hubo una escusa para tomar una desición... Ya lo doy por perdido. Todo ese tiempo se esfumó para nada...
De la historia 2 ya tengo resultados, la página web no salió.


Conclusión: Como diría matías Prats ¿Pero esto qué es? ¿¿PERO ESTO QUÉ ES???
Ya sabemos que el tiempo del diseñador e informático no es valorado para nada, pero es que esto ahora ya es de risa.

Luego me bajo al restaurante, cuando el camarero me ofrezca la carta le diré que no, que mejor me trae directamente la comida, la pruebo y si me gusta, entonces le pregunto el precio, y si no me parece excesivo entonces me quedo a comer. Está claro que 2 minutos después mis pies se asomarán de la parte de arriba de un contenedor de basura (el verde).
Eso en el mundo real, en el #@%$&!! mundo del diseño y del informático, preparamos el plato, lo cocinamos, lo presentamos en la mesa, el cliente conseguirá (tras una "negociación") dos platos al mismo precio que uno, luego intentará conseguir por la cara el postre gratis "si total es sólo tomarlo de la nevera" y pagará a los tres meses. ¡Y hay que darle las gracias!

Hay muchas maneras de hacer las cosas, algunas pueden ser mas justas para una parte que para la otra, pero en estas circunstancias son totalmente injustas para el imbécil (yo) que trabaja gratis. Dedicar tiempo a un boceto para un presupuesto tiene que ser para un proyecto que luego valga la pena si sale, pero para una web de mierda, está claro que no conviene.